7 lugares que marcaron la historia de Yurécuaro

3Fotografia de Ma. Soledad Ramirez Sandoval Cronista de la ciudad1. KIOSCO PORFIRISTA

Inaugurado el 15 de septiembre de 1905 por Don Gerardo López Vega, Presidente Municipal en turno. El Kiosco en su parte superior, la pantalla era de madera, columnas y barandal de hierro forjado y el zócalo de cantera. La parte de madera fue hecha por el hábil artista en carpintería Don Eliseo Rodríguez y la parte de cantera por el ameritado Arquitecto y Cantero Don Bernabé Melgoza.
Posteriormente, Don Lorenzo Navarro pinta en el cielo del kiosco las cuatro liras de Apolo.
En el año de 1985 se retira la decoración porfirista y en 1995 adquiere se aspecto actual.

2. FERROCARRIL Y TIMBRE POSTAL

El 13 de enero de 1888, se concluyó el trayecto del Ferrocarril Central Mexicano que media entre Irapuato y Guadalajara.
La Estación del Ferrocarril era más espaciosa que la zamorana, por lo que era un hervidero de gente. Pasajeros que iban y venían. Entre el vapor y el silbido de las locomotoras, los vendedores se acercaban. Los Ferrocarriles Centrales, por su importancia en el transporte de tropas en la etapa revolucionaria, significativamente en los años diez y veinte contribuyeron a que Yurécuaro gozara de esplendor comercial y un auge económico envidiable. Para una porción de poblaciones del Estado de Jalisco, entre ellas, Ayo el Chico (Ayotlán), Arandas, Jesús María, Huáscato, y de Michoacán la ciudad de Zamora, por citar algunas, la única salida con la que contaban para trasladarse por ferrocarril a Guadalajara o a México, a Querétaro e Irapuato, era tomar el ferrocarril en la estación de Yurécuaro, dado que no se contaba con carreteras. La estación era más concurrida que la plaza del centro, siempre había un pretexto para ir: a dar la vuelta, a echar una carta al buzón del servicio postal, a buscar una alma gemela.
El Servicio Postal Mexicano, se instaló a principios del Siglo XX y el día 1° de enero de 1919 fue ascendida a la categoría de Administración, Subalterna Federal de Hacienda.

3. HACIENDA DE MIRANDILLAS

La consolidación de las haciendas corre en la etapa porfirista, favorecedora de todo tipo de progreso técnico-económico: Se pierden las tierras comunales y la concentración de éstas en pocas manos, trajo el auge de las haciendas.
Las haciendas del entorno yurecuarense las auspicia el decreto del gobierno del estado del 9 de diciembre de 1858 ordenando hacer el reparto de bienes indígenas – las tierras repartidas serán acaparadas después – comisionando para la ejecución del reparto a Don Austasio Zepeda, entre otros señores principales de Yurécuaro. La Hacienda de Mirandillas perteneció a Don Nicolás Herrera desde el siglo XVIII y fue adquirida en el año de 1784 por don Basilio Romero y doña María Lloela. Ya en el siglo XIX, Mirandillas  pertenecía a don Joaquín Roldán. Inicialmente el Rancho del Nacimiento y la hacienda de Mirandillas eran propiedad de don Francisco de Regil, posteriormente los vende a don Octaviano Fernández, General y Gobernador del Estado de Michoacán.

4. LA PLAZA DE LA MAQUINITA

A raíz de la llegada del Ferrocarril y con la primera locomotora de vapor que pasó a Yurécuaro en el año de 1899, la población de Yurécuaro tuvo un auge comercial impresionante y este lugar se convirtió en un ir y venir de gente, sobre todo comerciantes. A escasos metros de la estación se acondicionaron varios Hoteles.
La pequeña placita Felipe Pescador fue inaugurada el 16 de septiembre de 1937, en honor al telegrafista y despachador ferrocarrilero, maderista y constitucionalista, precursor de la nacionalización de los ferrocarriles, de los cuales llegó a ser director.  En 1973 la locomotora antigua de vapor número 504 fue colocada en la plaza Felipe Pescador, fue gestionada ante la Gerencia de los Ferrocarriles por don Jesús Moya Ayala, entonces Presidente Municipal. En homenaje a Jesús García Corona, héroe de Nacozari, es colocado un busto delante de tan valioso patrimonio. La máquina 504 que actualmente podemos apreciar, calladamente parece invitarnos a no olvidar ese episodio de nuestra historia.

5. TEMPLO DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN

A la par de la fundación española de la congregación de Yurécuaro (1559), llegó a este lugar un enviado del Ilustrísimo Don Vasco de Quiroga, evangelizador de Michoacán y constructor de templos: Fray Juan de San Miguel; quien conociendo y hablando la lengua de los tarascos, inició la evangelización de los indígenas.  Cerca del río Lerma, en el lugar que actualmente ocupa la Iglesia, se encontraban: una yácata, el cementerio y una gran cruz de cantera. En este lugar ofrecían sacrificios humanos a Curicaueri, dios del fuego, dador de luz, el Sol; como era costumbre de los antiguos purhépechas. Fray Juan de San Miguel supervisó la construcción de una capilla rústica de adobe con un cuarto anexo al templo, que en un futuro sería utilizado como hospital, con el objetivo de atender a los pobres y enfermos de la peste, que en ese tiempo asoló la región. En el año de 1805 fue levantada la actual iglesia, la construcción se hizo de piedra, mezcla y con una asombrosa rapidez, quedando concluida en 3 años y 17 días.
La iglesia fue reconstruida hasta el año 1834 y en el año 1883 se construye el altar mayor, dedicado a la Santísima Virgen de la Purísima Concepción. En el año 1902, la vicaría de este pueblo es ascendida a Curato, nombrando primer Cura al señor Presbítero Don Luis G. López, que fungía de hace tiempo como párroco del lugar.

6. LAS CHORRERAS

En el auge de la industria de la pesca, por concesión de la Audiencia de la Nueva Galicia, se otorgaron a Don Francisco Martín y Don Matías Bravo, el 10 de noviembre de 1689, los títulos respectivos para construir una pesquería por medio de canales de piedra donde se pescaban al por mayor el bagre y antes el chuime, éste último escaseado por la abundancia de la carpa al comerle las hueveras, que por la corriente del río subían del Lago de Chapala. El expendio de esta industria era en las ciudades de México, Guanajuato y León. La formación de la cascadita artificial fue conocida con el nombre de LAS CHORRERAS a donde iban algunas personas a pasar el día y a degustar el platillo predilecto “EL CALDO MICHI” y tatemado en asador, compuestos por los mismos pescadores que para ello tenían gracia especial.

7. CALZADA A TANHUATO

La calzada se mandó construir en 1861, con la intención de que existiera mayor comunicación entre Yurécuaro y Tanhuato en el periodo presidencial de Don Francisco Villanueva. Esta calzada tenía 2 leguas de longitud que equivalen a poco más de 8 kilómetros, y entre 30 y 40 metros de ancho. Fue la primera vía de comunicación entre estos dos pueblos. En el periodo presidencial de Don Ignacio Estrada Navarro, siendo Yurécuaro un centro comercial de bastante importancia, en virtud del cruzamiento de las líneas ferrocarrileras que lo unían a Guadalajara, por ende a Colima, México y Los Reyes, en el año de 1919  se autorizó arreglar convenientemente el tránsito en el trayecto de Tanhuato a Yurécuaro, para que los vecinos de Tanhuato pasaran a Yurécuaro a hacer su comercio. Actualmente parte del Boulevard Lázaro Cárdenas donde se contemplan la fuente, los jardines y la iluminación que embellecen la entrada a Yurécuaro.

Por: Ing. Ma. Soledad Ramírez Sandoval, Cronista de la ciudad.

1 comment for “7 lugares que marcaron la historia de Yurécuaro

  1. Marta garcia
    abril 27, 2014 at 4:01 am

    Hermosa historia de mi pueblo gracias x darnos esta información

Déjanos tu comentario