EDUARDO HUARACHA FARÍAS “El caballero Huaracha”

Nace en Yurécuaro el 12 de octubre de 1904, en una casa de la calle De la Arena (actualmente Austasio Zepeda). Cursó sus primeros estudios en la escuela particular para varones que se encontraba donde actualmente se localiza el Mercado Municipal, con el Maestro Gerardo López Durán. Siendo aún adolescente emigró a los Estados Unidos y ya establecido en la ciudad de San Bernardino, California, ingresó al Club Atlético como estudiante de boxeo. Desde su estancia en la ciudad de México, su fortaleza física sorprendía en el almacén de manteca donde trabajaba, cargando con facilidad una lata en cada mano. Cuando trabajó en Los Ángeles, California se dedicaba a sacrificar por lo menos trescientas reses diarias con un solo golpe en la cabeza.

Su primer combate profesional como boxeador fue en contra del polaco Emul Zuasuges al que puso en la lona al primer minuto del round inicial, en una pelea pactada en peso semicompleto.
En una pelea, en el Main Street Athletic Club de los Ángeles, al noquear en tres rounds al invencible George Claire; su contrincante quedó completamente perdido y arrojando hilillos de sangre por la nariz. Eduardo Huaracha con ayuda del réferi lo levantó y lo colocó en el banquillo de su esquina, demostrando ser todo un caballero.

La mayoría de sus peleas fueron emotivas, violentas, cruentas, difíciles; completando un récord de 180 combates disputados, ganando 90 por nocauts efectivos y otras peleas por decisión, en algunas ocasiones sus adversarios le llevaban hasta 10 kilos de ventaja. Son recordadas sus peleas con Joe Swanska, George Wilson, Harry Cooper, Leonard Smith, Antonio Gorila Macías, Firpo Segura, Maxie Petz, Manuel Barba, Andrés Castaños, Dinamita Traager, Joe River, Carl Edwards, Joe Ortega, Johnny Woods, Kid Torrón, Búfalo Vélez, Espiridión Chapela y otros peleadores de su época.

Su fama llegó a oídos del General Abelardo L. Rodríguez, Presidente de la República, quien pidiera al “Caballero Huaracha” disputar un combate en contra del boxeador de color Sailor Johnson, obteniendo una sonada victoria y recibiendo una efusiva felicitación por parte del Presidente.

Logró el campeonato semicompleto de la costa del Pacífico, defendiendo el título en varias ocasiones. En infinidad de ciudades de la Unión Americana y en México en donde actuó el singular peleador, al finalizar las funciones, el público lo llevaba en hombros hasta el lugar donde se hospedaba.

El Caballero Huaracha llevó con dignidad y orgullo el nombre de Yurécuaro en el ámbito nacional e internacional, por eso, en Yurécuaro, era obligada su presencia cada año para asistir a las fiestas patrias. Eduardo Huaracha Farías incursiona en el cine mexicano en películas como Pepe el Toro, La Gran Cruz, Club de Señoritas, Padre de más de cuatro, Chicos de la Prensa y Circo Trágico, entre otras cintas. Después del retiro de los cuadriláteros, el Caballero residió por larga temporada en Yurécuaro, en donde el promotor local, don Julio Macías, organizó una serie de peleas en rings improvisados y como atracción estelar: peleas de exhibición del Caballero Huaracha en los cines Lux, Olimpia y Atenas. “El Caballero Huaracha perdió el último round de su vida con la muerte, el día 4 de enero de 1986, dejando el mismo vacío añoroso que dejan en Yurécuaro todas las personalidades singulares como él.”

Por: Ing. Ma. Soledad Ramírez Sandoval

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.