Echeverría (Un avance) | Por Omar González

 

En alguna parte Serrat ha dicho cantando que es caprichoso el azar. Bueno, pues ya se sabe, el Nano siempre tiene razón. Y fue el azar el que hace unos meses me hizo toparme con Echeverría, de Martín Caparrós en las páginas de un diario español, luego en un video de la televisión pública de la ciudad de Buenos Aires y finalmente en algún suplemento cultural bien hecho.

Las  noticias que tenía de Echeverría hace meses eran las mismas que hacía casi cuarenta años: Siglo XIX, argentino, escritor, autor de El matadero y La Cautiva… ¿Y qué más? ¿Quién era ese Echeverría del cual Caparrós había decido ocuparse en una novela que Anagrama ponía entonces a la venta?

Cuando hace unos días volví a leer El Matadero en una bien cuidada edición de Conaculta en la colección Clásicos para hoy concluí que era inevitable que Martín Caparrós se acercara, luego de conocer la edición de Conaculta a El matadero y otros escritos de Echeverría, a quien en México solemos conocer como Esteban Echeverría pero que a la hora de su nacimiento quedó asentado como José Estevan Antonio Echeverría, hijo de un inmigrante vasco de nombre José Domingo y de su esposa Martina Espinosa; el año es 1805 y los fastos del imperio español tocan su fin y el Echeverría de Caparrós[i] requiere más de una lectura.

En vía de alcanzar la meta, dejemos aquí algunas ideas, reflexiones y pensamientos de Estevan Echeverría, que es también Esteban Echeverría:

1.- “La poesía es lo más íntimo que abriga el corazón humano, lo más extraordinario y sublime que puede concebir la inteligencia”.

2.- “La poesía nacional es la expresión animada, el vivo reflejo de los hechos heroicos, de las costumbres, del espíritu, de lo que constituye la vida moral, misteriosa, interior y exterior de un pueblo”.

3.- “…La renovación de la literatura estriba principalmente en la perspectiva de los objetos y de las ideas”.

4.- “La comedia de carácter y costumbres es irrealizable entre nosotros; cuando más la satírica y de circunstancias, Con medias tintas sólo, no se puede pintar un cuadro”.

5.- “…Reputado es el que la casualidad puso en el albo; reputado el pedante; reputado el sabio; reputado el loco, el imbécil, el ladrón, el asesino; reputados, en suma, todos los que ambicionan el vaho impuro de la estúpida opinión”.

6.- “Los favoritos de la fortuna son generalmente los más ineptos y despreciables, porque el saber y la virtud desdeñan humillarse ante su impuro simulacro”.

7.- “La eternidad devora el tempo, el tiempo devora la vida y la vida se devora a sí misma”.

8.- “¿Qué es un hecho político funesto? El resultado de una idea errónea”.

9.- “Medicinas, hierro, fuego han probado en mí y estoy extenuado, sin salud; sin esperanza”.

10.- “Continuaba, sin embargo, lloviendo a cántaros, y la inundación crecía acreditando el pronóstico de los predicadores”. (Esteban Echeverría, El matadero y otros escritos, CONACULTA (Clásicos para hoy), México, 2014, 210 pp.).

[i] Martín Caparrós, Echeverría, Anagrama (Narrativas Hispánicas), Barcelona, España, 2016, 365 pp.

 

Omar González

El autor es profesor de Historia del derecho y lector irredento.

@Pagina23Anaquel

#Anaquel

Déjanos tu comentario