La dificultad para hoy decir: Adiós a las armas

ernest-hemingway

Hoy decir Adiós a las armas es más complejo que durante la Primera Guerra Mundial, cuando la tecnología de entonces causó fuertes estragos en la vida política y social, ahora decir esta frase es un punto de partida para repensar en las reflexiones que trae consigo esta obra, que no por estar escrita en otro contexto distinto al actual pierde vigencia, sino que invita a prestar atención a los dilemas que en su momento trajo para su autor, Ernest Hemingway.

Adiós a las armas es una obra publicada en 1929, basada en el conflicto de la Primera Guerra Mundial, Hemingway narra en esta historia parte de sus vivencias como conductor de ambulancias para el Ejército italiano, al igual que el protagonista, Frederick Henry, se enamora de una enfermera que le atiende durante un largo proceso de convalecencia en el hospital, después de haber resultado herido en un enfrentamiento. En este escenario se desarrolla gran parte de la historia romántica y las reflexiones sobre la vida y futuro  del joven soldado.

¿Por qué traer al presente una obra clásica como ésta? Porque para el protagonista representa un conflicto alejarse de la guerra y las armas para poder alcanzar el ideal que mantiene junto a su querida enfermera Catherine Barkley. Sin embargo, la situación se vuelve complicada y Frederick comienza a reflexionar sobre lo que acontece en la guerra y las alternativas que tiene para alejarse de ella. La enseñanza que deja este clásico de la literatura al lector no pierde vigencia si se sobreponen los sentimientos que le imprime al autor a la narración, finalmente estos relatos dejan ver las problemáticas que trae un consigo un conflicto a gran escala en la vida de cada uno. Hoy al igual que ayer resulta difícil decir Adiós a las armas, como lo fue para Hemingway, que demuestra que hay circunstancias que superan esta decisión.

 

-Brenda Urbano

@brenurbano

#EnCursivas

 

Déjanos tu comentario